La garantía de los lotes Arts. 884 y 885

El lote es el conjunto de bienes que le corresponde a cada heredero, sea mueble o inmueble. Según el art. 883, se considera que cada heredero ha heredado sólo e inmediatamente los efectos contenidos en su lote y nunca ha tenido posesión sobre los demás efectos. Sin embargo, el art. 884 del C.C. dice que cada heredero permanece siendo garante de sus coherederos de todas las evicciones que experimenten en sus lotes, a menos que la evicción haya sido exceptuada por cláusula especial en la escritura de partición[[#_ftn1|[1]]] o que el coheredero la haya padecido por su culpa.
Todos los herederos son solidarios en cuanto a garantizar los lotes existentes. Todos se comprometen a que el lote de cualquier otro no será dañado. Es una garantía basada en el principio de igualdad que rige las particiones. Esta garantía solo procede para garantizar contra perturbaciones originadas por causas anteriores a la partición (no garantizará por ejemplo ante una evicción que se sustente en una venta concertada en fecha posterior a la partición).
La garantía que cada coheredero está obligado a aportar depende de la porción de la herencia que haya recibido, pero si uno de los coherederos se vuelve insolvente al momento de requerirse su ayuda en garantía, entonces los demás coherederos solventes deben cubrir la insolvencia de éste y responder por la porción que el insolvente dejó de aportar.
Esta garantía opera generalmente cuando uno de los coherederos es perturbado por un tercero que demanda la reivindicación de uno de los bienes de la herencia o cuando se descubre una carga hipotecaria o servidumbre sobre un terreno (la servidumbre es evicción parcial siempre que los herederos no la hayan conocido al momento de la partición), etc.
Todos los coherederos a titulo universal, tengan la saissine o no, incluyendo legatarios a título universal y aquellos que hayan aceptado a beneficio de inventario deben garantizar los lotes de los demás coherederos, haya sido la partición amigable o judicial. Tampoco hay distinción si la evicción es producto de una sentencia judicial o de un reconocimiento amigable.[[#_ftn2|[2]]]
Se admite que no procede la garantía por vicios en la cosa o si los inmuebles están vacíos. La única opción disponible en estos casos es la rescisión por lesión.[[#_ftn3|[3]]]
Según el doctor Pérez Méndez, la garantía se impone no solo a los coherederos, sino también a sus representantes y causahabientes, al igual que a los cesionarios de los derechos sucesorales.[[#_ftn4|[4]]]
La garantía no da lugar a la rescisión de la partición, sino más bien a una indemnización al coheredero eviccionado, que se calcula por el valor de las cosas en el momento de la partición. Los gastos incurridos por el eviccionado después de la partición corren por cuenta del tercero que evicciona.[[#_ftn5|[5]]]
La oposición Art. 882
Art. 882.- Los acreedores de un copartícipe, para evitar que se haga la partición en fraude de sus derechos, pueden oponerse a que se ejecute sin su asistencia; tienen derecho a intervenir en ella a expensas suyas; pero no pueden impugnar una participación consumada, a no ser que se haya procedido a ella sin su asistencia, y contra alguna oposición que hubiesen hecho.
La oposición es toda manifestación que busca poner frenos a la realización o cumplimiento de un acta judicial, en este caso, la partición. Su finalidad es evitar que sean burlados de manera directa o indirecta los intereses de cualquier persona relacionada. Solo puede ser interpuesta por un interesado, sea un acreedor del coheredero o un causahabiente de éste. Debe interponerse antes de terminada la partición.
Las colaciones Arts. 843 y siguientes
Las colaciones son devoluciones que los herederos deben hacer de los bienes o sumas que recibieron por parte del de cujus cuando éste vivía. Todos los bienes donados por el de cujus a los herederos llamados a suceder deben ser colacionados, excepto cuando el donante deje claro que los bienes que dona no estarán sujetos a colación. De esta manera se mantiene justicia aritmética en la partición. Se presume que todos los bienes donados por el de cujus en vida a sus herederos, son un avance de la herencia. Esta es una presunción que se derrota solamente cuando el donante ha expresado claramente que la donación fue hecha sin obligación de colacionar.
Cuando se acude a una sucesión por representación, el representante está obligado a colacionar los bienes que su padre pre muerto hubiere recibido del de cujus, aunque no haya aceptado la herencia del padre[[#_ftn6|[6]]], pero cuando se acude en derecho propio, no se está obligado a colacionar las donaciones hechas a su padre anteriormente.
Con la colación se busca la equidad en la partición, pero existen excepciones a la colación, por ejemplo, los regalos hechos por un causante para “mejorar” las propiedades del causahabiente no están sujetos a colación. También hay bienes, como los regalos de boda, que no están sujetos a esta figura.
Los legatarios a título universal también están obligados a la colación[[#_ftn7|[7]]]. La investigación me ha llevado a concluir que todos los legatarios están obligados a la colación cuando también son herederos, pero no sé que pasa con los legatarios universales que no son herederos ab intestat.
Cuando no ha habido dispensa, el donatario o legatario que no era heredero al momento de realizarse la liberalidad, pero luego adquiere tal calidad, está obligado a la colación.
Los legados hechos a los nietos se reputan siempre hechos a expensas de colación[[#_ftn8|[8]]]. Se benefician de la misma presunción las liberalidades hechas al yerno o a la nuera.[[#_ftn9|[9]]]
Las colaciones de inmuebles se harán o devolviendo los bienes en naturaleza o dejando de tomar de la herencia una parte equivalente al valor del bien,[[#_ftn10|[10]]] calculado dicho valor en el momento de apertura de la sucesión.[[#_ftn11|[11]]]
Al donatario que haya mejorado la cosa donada desde el momento en que le fue donada hasta la apertura de la sucesión, se le abonarán los gastos que hizo para mejorarla. Por igual se le abonarán los gastos de la conservación de la cosa. En contraparte, el donatario será responsable de las disminuciones o deterioros que por su culpa haya experimentado el inmueble.[[#_ftn12|[12]]] Según el art. 667, puede retener la posesión del inmueble hasta no se le hayan abonado los gastos por mejoras.
Según en Art. 864 parece ser que cuando el inmueble que debe colacionarse ha sido enajenado, las mejoras o disminuciones que haya hecho el adquiriente deben imputársele al heredero enajenante, lo cual me parece ilógico. En Francia, el artículo 864 fue modificado en el 1972 y en el 2006[[#_ftn13|[13]]].
Por el artículo 865 entendemos que los bienes hipotecados entraran a la masa libre de cargas, pero no entiendo quien cubrirá la deuda de los acreedores o si estos se quedarán sin hipoteca. El C.C. dice que podrán participar en la partición para asegurarse que esta no se haga en perjuicio de sus derechos, pero no sabemos si su crédito subsiste o no y si en caso de subsistir conservan la hipoteca o se convierten en acreedores quirografarios.[[#_ftn14|[14]]]
Según el art. 866, cuando se le dona un inmueble (no sabemos si los muebles son regidos por este procedimiento) a un heredero, con dispensa de colación, este no debe devolver el bien, salvo cuando las donaciones excedan la parte de la cual el de cujus podía disponer sin alterar la reserva hereditaria. Si la reserva es alterada, el heredero deberá colacionar hasta reducir el monto de la liberalidad hasta la reserva. Si más de la mitad del inmueble sobrepasa la reserva, deberá devolverlo integro y tomar de más en la herencia, si menos de la mitad del bien sobrepasa la reserva, puede conservarlo y tomar de menos en la herencia.
Las colaciones de muebles se hacen en dinero equivalente al valor que poseían los muebles al momento de la donación.[[#_ftn15|[15]]] La colación de dinero se hace tomando de menos del dinero que se encuentre en la sucesión y en caso de este no bastar y haber necesidad de colación, puede el donatario entregar muebles a la sucesión que equiparen el valor.[[#_ftn16|[16]]]
Las condiciones para colacionar son:
1- Ser heredero ab intestat
2- Aceptar la sucesión
3- No haber sido dispensado por el de cujus
4- Ostentar a la vez las calidades de heredero y donatario


La rescisión de la partición Arts. 887 a 892
La rescisión sucede cuando la partición ha sido realizada apoyada en uno de los vicios del consentimiento, incluso la lesión (cuando se burla a un heredero en más de la cuarta parte de lo que debió haber recibido)[[#_ftn17|[17]]]. Se trata de una nulidad relativa que sólo puede ser invocada por el afectado.
Según el art. 890, para estimar si hubo lesión se toma en cuenta el valor de los artículos al momento de la partición.
Art. 891.- El demandado por acción de rescisión puede impedir su curso y evitar una nueva partición, ofreciendo y dando al demandante el suplemento de su porción hereditaria, sea de dinero o en efectos.
Según la jurisprudencia francesa, el art. 891 no se aplica en caso de error, dolo o violencia, aunque el demandante en rescisión siempre puede renunciar a sus derechos y confirmar la partición. Esa confirmación puede ser tácita cuando hay ejecución voluntaria de la partición.
De acuerdo al art. 1304, la acción en rescisión de la partición prescribe a los 5 años. De acuerdo al 892, el que ha enajenado de su lote, no puede pedir la rescisión por dolo y violencia, pero según la jurisprudencia francesa, si la puede pedir por lesión. No se menciona al error, pero me imagino que se puede.


[[#_ftnref1|[1]]] Toda cláusula general que elimine las garantías es nula.
[[#_ftnref2|[2]]] Pérez Méndez, Artagnan, Sucesiones y Liberalidades. Séptima Edición, Amigo del Hogar, Santo Domingo, 2009, Pág. 121.
[[#_ftnref3|[3]]] Ibídem.
[[#_ftnref4|[4]]] Ib. Pág. 123.
[[#_ftnref5|[5]]] Ib.
[[#_ftnref6|[6]]] Art. 744 del C. C. Se puede representar a aquel a cuya sucesión se hubiere renunciado. Sin embargo, ¿cómo va a colacionar bienes que no posee, por no haber aceptado la sucesión de su padre?
[[#_ftnref7|[7]]] Eso parece indicar Artagnan Pérez Méndez en su libro Sucesiones y liberalidades, Séptima Edición, Página 106, pero el Código Civil parece rebatirlo: Art. 857.- Sólo es debido la colación de coheredero a coheredero; nunca a los legatarios ni a los acreedores de la sucesión. Si la colación no se debe a los legatarios, es decir, éstos no pueden exigirla, de seguro que no tienen que colacionar.
[[#_ftnref8|[8]]] Lo correcto es lo siguiente: Art. 847.- Las dádivas y legados hechos al hijo del que tenga
capacidad para heredar en la época en que se abra la sucesión, se reputan siempre hechos con dispensa de colación. El padre que figure en la sucesión del donante, no tiene obligación de colacionarlos.
[[#_ftnref9|[9]]] Lo correcto es lo siguiente: Art. 849.- Las dádivas y legados hechos al cónyuge de una
persona que tenga capacidad para heredar, se reputan hechos con dispensa de colación. Si aquellos hubiesen sido hechos conjuntamente a dos esposos, de los cuales uno solo estuviere en condiciones de heredar, colacionará éste la mitad de lo recibido; y si fuesen hechos al cónyuge hábil para suceder: los colacionará íntegros.
[[#_ftnref10|[10]]] Art. 858 del C.C.
[[#_ftnref11|[11]]] Art. 860 del C.C.
[[#_ftnref12|[12]]] Arts. 861, 862 y 863.
[[#_ftnref13|[13]]] En el 1972 decia así: La donation faite en avancement d'hoirie à un héritier réservataire qui accepte la succession s'impute sur sa part de réserve et, subsidiairement, sur la quotité disponible, s'il n'en a pas été autrement convenu dans l'acte de donation. L'excédent est sujet à réduction. La donation faite en avancement d'hoirie à un héritier réservataire qui renonce à la succession est traitée comme une donation préciputaire. No sabemos lo que decía antes.
[[#_ftnref14|[14]]] Ver art. 873, aunque se refiere a las hipotecas celebradas por el de cujus.
[[#_ftnref15|[15]]] Art. 868 C.C. NO sabemos si ese valor está sujeto a indexación.
[[#_ftnref16|[16]]] Art. 869 C.C. En referente a lo de no bastar: El de cujus dona 1, 000,000 a un heredero. Hay cuatro herederos, pero el dinero en la sucesión (en bancos o efectivo) sólo alcanza 1, 000,000. A cada hijo debería tocarle 500,000 porque se presume que a ese que recibió el millón se le adelantó parte de la herencia. Dividiendo el millón entre cuatro le queda a todos 250,000 y aunque el donatario done sus 250,000, no podrá repararle a sus hermanos la injusticia cometida. En cambio, si el dinero debió ser 600,000 entre 3 herederos, pero el donatario recibió 30,000 adelantados, lo que él hace es tomar 170,000 y así sus dos hermanos también recibirán los 200,000 que les toca.
[[#_ftnref17|[17]]] Art. 887 C.C.